Notas

Edición Nº 35 - Revista Solo Chicos -Guía para padres-.

El poder destructivo de los secretos

¿Nos hemos puesto a pensar por qué los engaños, los secretos y las mentiras son tan comunes en nuestras vidas? Observemos que quien tiene información y no la comparte, detenta poder. En las guerras, lo más valioso para la victoria, es la obtención de datos que el adversario no tiene. En las relaciones personales, ocurre lo mismo. En una civilización como la nuestra, basada en la dominación, la mejor manera de instaurar el poder, es comenzando por los niños. Por eso, es tan común entre los adultos, suponer que los niños no deben saber lo que pasa y que no tienen por qué saber cosas de personas grandes. Sin embargo, "cosas de grandes" suelen ser tras situaciones que experimentan cotidianamente, es decir, que nos incumben. Casi todas las familias estamos atravesadas por multiplicidad de secretos y mentiras, que han minado nuestra inteligencia, nuestra capacidad de adaptación y una percepción certera de los hechos. Si intentamos establecer la historia -no muy lejana- de nuestros padres y abuelos, veremos que encontraremos un sinnúmero de contradicciones, ya que muchos relatos pertenecientes a la historia oficial familiar, no encajan con la más mínima lógica. Cuando la realidad ha sido permanente tergiversada, y cuando tenemos recuerdos fehaciente que confirman que eso que nosotros nos dábamos cuenta que sucedía no coincidía con aquello que los adultos decían, aprendemos a mentir, manipular, asegurar algo que no es, engañar, seducir, ilusionar... con tal de acomodar las cosas a favor nuestro, pero también en detrimento del otro. Si de niños son víctimas habituales de los engaños, luego el grado de desconexión y de irrealidad con el que aprendemos a vivir, no debería sorprender a nadie. Insisto en que crecer y desarrollarse en un sistema de mentiras y secretos, nos deja en el más absoluto abandono, porque no hay referentes confiables en ningún lugar. Nuestras percepciones no son confiables. Nuestras emociones, tampoco. En estos casos, es probable que vivamos toda nuestra vida con un grado de confución importante, sin sospechar que tiene su origen en mentiras instaladas desde nuestra primera infancia, y que en algunas ocasiones, han sido sostenidas por varios miembros de nuestra familia, dentro de un pacto de silencio abrumador. Esta modalidad de arrebatar el acceso a la verdad se ha banalizado en nuestra sociedad, al punto tal que la mayoría de las personas provenimos de historias familiares donde los secretos y las mentiras han sido moneda corriente, pero no tenemos ningún registro consciente de eso. Tampoco tenemos noción del alcance de los estragos emocionales que han dejado esos engaños sobre nuestra construcción psíquica. Es hora de revisarlos, para no repetir automáticamente el mismo sistema sobre quienes son niños hoy.


Laura Gutman.