Notas

Edición Nº 41 - Revista Sólo Chicos -Guía para padres-.

¡Cumplimos 9 años!

Cumplir años es un acontecimiento importante en la vida de cada uno de nosotros, vivencia, temores, anhelos, logros y proyectos completan la imagen. Esta misma proyección surge a la hora de la reflexión, de recordar
los comienzos y aún así sentirlos increíbles.
Algunos recuerdan cómo surgió Sólo Chicos, igual me gusta contar la historia, de alguna manera siento que hacerlo me permite afianzar sus raíces, que habla de mi pero fundamentalmente de este proyecto, del origen,
que contarla tiene que ver con saber, con conocer, no solo de inicios sino también de objetivos, proyecciones
y deseos. Y quien puede recordar y contar su origen a catorce mil familias siente de alguna manera que no
tiene nada que esconder.
Esta historia comenzó hace más de 10 años, cuando pegada en la heladera de mi casa había un papel escrito
a mano con las actividades previstas para chicos en distintos centros culturales de la ciudad, tenía esa
costumbre, llevar a mi primer hija a distintos lugares poco difundidos para ver títeres, teatro, magia, escuchar cuentos, o cualquier otra cosa que en invierno nos permitiera pasar un buen sábado. Habitualmente a mis recorridas se sumaban sobrinos, hijos de amigos y compañeros de jardín de mi hija que entusiastas me acompañaban confiando en mi elección.
Un sábado a la mañana sonó el teléfono y del otro lado alguien que yo conocía me explicaba que estaba
recién separado, que ese sábado "le tocaban" los chicos y que una compañera de trabajo (casualmente
mamá del jardín al que iba mi hija) le había dado mi teléfono para que le recomendara a dónde podía llevar
a sus hijos.
Ese día comprendí que los papeles en la heladera debían empezar a tomar forma de agenda y que pronto necesitarían ver la luz. Aunque fue recién en el 2006 que sucedió, luego de haber transitado por otros varios medios de comunicación en donde siempre regateaba "un lugarcito para mi agenda" el 1° de marzo de 2006
Sólo Chicos Guía para Padres ve la luz por primera vez. Por supuesto que con una tirada mucho más pequeña, con papel de otras características, a dos tintas y con un solo pliego central a color, logramos salir a la calle y sorprender a los colegios y directivos pidiéndole permiso para distribuir gratuitamente esta revista. Nunca son sencillos los comienzos, y habiendo pasado dos partos estaba segura que no podría haber muchas otras cosas complicadas a esa altura que la maternidad. Persevera y triunfarás me repetí durante un año todas las mañanas mientras caminaba buscando avisos para poder imprimir cada número, contándole a quien podría escucharme el loco sueño del papel en la heladera.
Ya pasaron nueve años de aquel primer gran día, y de las muchas otras etapas que debimos vivir. Superamos la gripe A donde pese al encierro, y para que la revista estuviera en la calle, barbijo en mano, logramos repartirla en las salas de espera de los centros de salud. También hubo ferias, auspicios de obras, encuentros y desencuentros. Cada etapa vivida nos hizo crecer, personal y profesionalmente. Llegó Ileana y su estudio
La Pleca quien se hizo cargo del diseño y la diagramación enseñándonos cada día que los milagros son posibles en su monitor (aunque siempre lo niegue), luego vino Andrea Heredia ilustrándonos, con su particular mirada de la vida, mostrándonos que su pincel puede hablar. Martha Ferrari en la corrección se hizo cargo de nuestros errores, entendiendo en cada edición que a nadie le gusta ser corregido y aprendimos a aceptar sin muchas quejas sus observaciones. Micaela Vuadens desde la web, logró que Sólo Chicos se pueda hojear desde la web como la de papel. Nos pasaron y nos seguirán pasando muchas cosas.
Nueve años después puedo decir: yo también crecí, tengo una familia con tres maravillosas hijas y una revista de 26 páginas, en papel ilustración, a todo color y con una tirada de catorce mil ejemplares. También podría decirle
a ese papá que me llamó hace muchos años "fijate en la web que está todo detallado día por día con horarios y direcciones".
Estoy orgullosa de ser también madre de esta hija de papel que muchas veces tampoco me deja dormir de noche. Sé que hubiera sido imposible sin el apoyo incondicional de quienes creyeron en mí, de mis hijas que me permiten robarles parte de su tiempo, de mi marido que soporta mis largas noches frente a la PC, de mis clientes que me permiten ser parte de su historia, pero fundamentalmente de los lectores que dejan que Sólo chicos pueda acompañarlos en el camino mientras crecen los chicos.
Cada mañana cuando me levanto sigo sintiendo el mismo desafío, pero también las mismas energías que me dicen que se puede, que es posible trabajar de la profesión, ser madre, ocuparse de los hijos, de la casa y ser feliz cumpliendo un sueño hecho realidad. Sigo trabajando y agradeciendo como el primer día, sin darme por vencida porque Sólo Chicos sigue creciendo.


Lic. María Florencia Bianchi
Comunicadora Social - Directora Sólo Chicos -Guía para padres-