Notas

Edición Nº 41 - Revista Sólo Chicos -Guía para padres-.

Aprendizajes clásicos escolares y las multifunciones tecnológicas

Escuchamos decir en ocasiones con respecto a los más pequeños: "él/ella sabe todo", "ella/él entiende y se da cuenta de todo", olvidando la particularidad de ese sujeto niño, entonces la pregunta que se impone: ¿Qué quieren formular algunos adultos con ese decir inquietante? Es importante detenernos un instante en dicha pregunta para diferenciar cuestiones importantes a distinguir. Es cierto, los niños desde sus primeros años ya incorporan conocimientos tecnológicos y se manejan en el terreno de las multifunciones con soltura, rapidez e inmediatez, una técnica conocida y habitual para ellos; que podrían en el mejor de los casos, sumarse a sus aprendizajes escolares.

Entonces: ¿Cómo un niño que "sabe todo" podía encontrar el deseo de saber algo nuevo a su conocimiento
ya adquirido?
Con frecuencia en el ámbito escolar están dispersos, desatentos, hiperactivos y haciendo las tareas en su casa
no se concentran, ni hay ningún interés en realizarlas.
Sabemos que a la hora de tomar sus dispositivos técnicos cuenta con la concertación requerida y necesaria para ello.
¿Qué hace que los niños no presten la atención necesaria en la adquisición de conocimientos escolares? Estas conductas hoy leídas con celeridad como trastornos y cerrando cualquier interrogación a los malestares de la condición humana propios de nuestra época, hacen obstáculo al abordaje requeridos.
Se suma en algunos niños una dificultad en adquirir correctamente el lenguaje; y en otros, cuentan con ciertas dificultades de expresión verbal más amplia, no pudiendo tomar la palabra, hacer uso de ella, apropiarse de un saber decir singular. ¿Qué podrían hacer aquellos adultos a cargo de los niños, como sus maestros, padres y otros?
Considero fundamental en estas situaciones hacer lugar a la problemática; a la que en general se suman problemas de conducta propios de la situación, seguido de la no apropiación ni del lugar ni el espacio ni el interés propio del sujeto niño. Para la adquisición de cualquier conocimiento nuevo recordar lo requerido en dicho proceso.
Los Cientistas de la Educación nos lo hacen saber, enunciando lo necesario de la asimilación y acomodación y luego es posible llegar a una incorporación, eso si, en un tercer tiempo como efectos de algún logro obtenido.
Hay entonces, una imposibilidad de lograrlo en forma inmediata o rápida como lo hacen en la multifunción tecnológica, actividad por la cual quedan fascinados y no solo por la inmediatez; sino por la cantidad de estímulos que las imágenes provocan en su mirada. ¿Entonces cómo conectar estos dos campos insdispensables para un desarrollo pleno en cada uno de los niños y posibilitando ampliar sus capacidades particulares? El primer punto es recordar, tiempo necesario requerido para arribar un aprendizaje, sin olvidar que este no es para todos los sujetos el mismo.
Podemos enunciar como mínimo tres tiempos necesario y diferente al inmediato de la multifunción.
Un primer momento de acercamiento de la incorporación, este momento lo podríamos denominar de observación atenta.
El segundo interrogación activa sobre lo nuevo, incorporando lo activo propio de un niño. Luego un tiempo de repetición para llegar así a los efectos de lo adquirido, dejando del lado del sujeto niño/a la apropiación de un saber nuevo.
Aquí tenemos algunos pasos, de los cuales es conveniente no saltear ninguno de ellos. Es importante indagar que puede estar ocurriendo con la conexión de los dos campos y en que punto se detuvo, una consulta tendría que permitir abrir este interrogante y desplegarlo, permitiendo el encuentro con lo propio y necesario para cada uno de ellos.


Claudia Marcela López
Psicóloga - Mat. 2447