Notas

Edición Nº 54 - Revista Sólo Chicos -Guía para padres-.

Esta estapa de la vida

Les hablo a ustedes, mujeres. Ustedes que están en los treinta o más, que tienen hijos, seguramente dos o tres, algunas hasta cuatro.

En esta etapa de la vida en la que debemos de lidiar con estar exhaustas todo el tiempo, tanto física, como mental y emocionalmente.

En esta etapa de la vida lidiamos con primeros dientes, con infecciones de oídos, con virus estomacales. Estamos de malabaristas con horarios de siesta y horarios de comida y horarios de ballet y fútbol. Tenemos millones de pelotitas y probablemente sientes que se te están cayendo la mayoría. En esta etapa de la vida lidiamos con la CULPABILIDAD. Culpable de trabajar y no tener tiempo suficiente con tus hijos, o culpable de quedarte con tus hijos y no trabajar y no contribuir económicamente en la casa. Culpabilidad de ser muy estricta,
o de ser un barco. Culpabilidad de que tu casa este limpia, pero ignoraste a tus hijos o de que los disfrutaste todo el día y tu esposo llega de trabajar a una casa sucia. De prestarle atención a todos tus hijos pero no de a uno.
O prestar más atención a unos que a otros. CULPABILIDAD, en fin.

En esta etapa de la vida hay que tomar miles de decisiones. Algunas inclusive que te cambian la vida, otras que no tanto. Ni una con una respuesta clara. ¿Vacunaré a mis hijos? ¿Será que mejor no? ¿Los mando a esta escuela o a esta otra? ¿Necesitan tutor? ¿Seguiré con la lactancia? ¿Clase de natación? ¿Está feo el clima? ¿Gastaré más si compro todo orgánico? ¿Obligo a mis hijos a saludar aunque no quieran? ¿Los fuerzo a disculparse aunque la disculpa no sea sincera? ... No sabes la respuesta concreta de NADA, pero tienes presión constante de definir y decidir TODO.

En esta etapa de la vida, vez menos a tus amigos casarse y tener hijos, y cada vez más debes estar junto a ellos siendo testigo de conflictos en el matrimonio, algunos hasta divorcios. Una etapa en la que tienes que poner esfuerzo, trabajo y energía para que tu propio matrimonio este sano. Y eso es bueno, pero también difícil. En este punto tú o alguien que conoces ha tenido problemas de infertilidad. Abortos. Algunos pérdidas de hijos. En esta etapa perdemos abuelos y padres.

Es una etapa en la que no sabes quién eres. ¿Será que solo soy una mamá? Hay algo más dentro de mí que no sea una mamá? ¿Será que pude haber hecho algo mejor o más glamoroso con mi vida? ¿Me veo como una mamá ahora?...Seguro que sí.

Es una etapa en la que vivimos en búsqueda del balance, pero nunca lo encontramos.

Es una etapa en la que lidiamos con más de lo que podemos. CONSTANTEMENTE hay miles de preguntas, tus hijos nunca terminan de preguntar, alguien quiere que lo cargues o que lo abraces. Todo el tiempo hay alguien reclamándote. Siempre tienes más tarea pendiente de los que puedes hacer. Hay demasiado. Nunca acaba. Siempre estas acosada con angustias. Realmente siempre hay alguna cosa en tu mente. ¿Será que mis hijos tienen muchos juguetes? ¿Será que tienen muchas actividades? ¿Tú tienes muchas actividades? Todo el tiempo estás pensando en cosas. (Hasta piensas como hacer para no estar tan complicada, y no estar pensando tanto en todo).

Es difícil.
¿Qué necesitas hacer?
Necesitas pedir AYUDA.
Necesitas ACEPTAR ser AYUDADA.

No pongas tu matrimonio en último plano. Necesitas acostar a tus hijos temprano. Sentarte un rato con una copa de vino con tu marido y conversar, y reírte.

Necesitas AMIGAS.Necesitas a tu MAMÁ.

….esta etapa es bella igual. Es la etapa en la que cada persona mayor que tú te dice «lo vas a extrañar» y además sabes que tienen razón. Esta es la etapa en la que tus hijos te van a querer más que NUNCA del resto de tu vida. Es la etapa en la que caben perfectamente arriba de tus piernas para que los abraces... Y además, quieren que los abraces. Es la etapa en la que los problemas SON infecciones de oído y virus del estómago, todavía no tienes que lidiar con corazones rotos, bullying o adicciones. Es la etapa en la que aprendes a querer a tu esposo de una manera diferente....más difícil.... Mejor.
Es la etapa en la que aprenden juntos, a estirar, ser menos egoístas y verdaderamente ser UN matrimonio. Es la etapa en la que ves Navidad, Halloween, Pascua y Reyes, desde los ojos de tus hijos y es mucho más divertido y mágico que verlo sólo con tus ojos. Es la etapa en la que ves a tus papás ser abuelos, y ver lo buenos abuelos que son. Es la etapa que está llena de excursiones, fiestas infantiles, disfraces, clases de natación, baños de burbujas, el ratón de los dientes, primeros pasos. Y todo eso es muy divertido. Es la etapa en la que estás lo suficientemente joven, que te puedes divertir y lo suficientemente grande para haber adquirido algo de sabiduría. Es una etapa MARAVILLOSA.

Pero DIOS MIO ¡qué difícil es!


Fuente: http://austin.citymomsblog.com/2016/04/20/stage-life-hard/