Notas

Edición Nº 64 - Revista Sólo Chicos -Guía para padres-.

L¿Qué es lo que está pasando?

Hay una tragedia silenciosa que se está desarrollando hoy en nuestros hogares, que concierne a nuestros hijos. En los últimos quince años, los investigadores nos han regalado estadísticas cada vez más alarmantes sobre un aumento agudo y constante de enfermedades mentales infantiles que alcanzan proporciones epidémicas.

¿Qué es lo que está pasando?

Los niños están siendo sobre-estimulados y sobre-regalados de objetos materiales, pero están privados de los fundamentos de una infancia sana. En estos últimos años se los ha llenado de:
• Padres distraídos digitalmente, indulgentes y permisivos
• Sentido de derecho (creencia de ser merecedor de todo sin responsabilidad alguna)
• Sueño inadecuado y nutrición desequilibrada acompañada de un estilo de vida sedentario
• Estimulación sin fin, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea y ausencia de momentos aburridos

Un panorama desalentador que obliga a cuestionarnos ¿Qué hacer?
Despertar y comenzar desde lo básico aún es posible:

• Establecer límites y recordar que usted es el capitán del barco. Sus hijos se sentirán más seguros al saber que usted tiene el control del timón.

• Ofrezca un estilo de vida equilibrado entre lo que necesitan y quieren. No tenga miedo de decir «no».

• Proporcione alimentos nutritivos y limite la comida chatarra.

• Planee actividades al aire libre como: ciclismo, caminata, pesca, etc.

• Otorgue una cena familiar diaria sin teléfonos o tecnología.

• Involucre a sus hijos en alguna tarea del hogar de acuerdo a su edad (doblar la ropa, ordenar los juguetes, colgar la ropa, poner la mesa, dar de comer al perro etc.)

• Implemente una rutina de sueño e informe a todos cual será el nuevo horario para estar en la cama sin móviles (que permanecerán cargando en otra habitación)

• Enseñe responsabilidad e independencia, los ayuda a tolerar frustraciones, a desarrollar resiliencia y aprenderán a superar los desafíos de la vida.

• En vez de darles el pez, enséñeles a pescar (aplica a las actividades escolares también)

• Enséñeles a esperar y a retrasar la gratificación.

• No se sienta responsable de que estén siempre entretenidos.

• No use la tecnología como una cura para el aburrimiento, ofrezca incorporar un "frasco del aburrimiento" con ideas de actividades para usar en esos momentos.

• Enséñeles a reconocer y a gestionar sus propias frustraciones e ira.

• Enséñeles a saludar, a tomar turnos, a compartir, a decir gracias y por favor, a reconocer el error y disculparse.

• Conéctese emocionalmente: abrace, bese, cosquillee, lea, baile, salte, juegue o gatee ¡pero sobre todo: ría!


Sandra Ramírez
Crianza con Apego: de la teoría a la práctica