Notas

Edición Nº 61 - Revista Sólo Chicos -Guía para padres-.

Alternativas respetuosas para introducir límites en la crianza

Siempre existen alternativas respetuosas para educar a nuestros pequeños en el reconocimiento de los límites connaturales de la convivencia• Observa si es posible adaptar los límites del entorno a las necesidades del niño, y si es así ¿por qué no hacerlo? En lugar de forzar al niño para que se adapte a nuestras exigencias y expectativas adultas en todo momento, ¿por qué no adaptar el entorno, la casa y nuestras expectativas a las necesidades del momento evolutivo que atraviesa nuestro hijo? A fin de cuentas se trata de una transición. Los niños crecen y llegará el día en que podremos organizar las rutinas y la casa en «modo adulto». Para ahorrarnos peleas y dolores de cabeza, cuando nuestra hija de dos años despliegue la necesidad de explorar y rasgar las revistas a su alcance en el salón de la casa, retiremos las nuevas y pongamos revistas viejas que sí pueda rasgar. Si los niños necesitan movilidad, explorar, subirse y bajarse de los muebles, dispongamos de un entorno para que lo hagan sin lastimarse y sin que haya objetos de valor que puedan romper o dañar.

• Tal y como recomienda la psicóloga Violeta Alcocer: ante la necesidad de demarcar un límite a nuestro hijo, en lugar de un no rotundo, casi siempre es viable ofrecer al niño un «sí, pero hasta aquí» (no puedes montar un campamento en medio de la sala, pero puedes hacerlo en el patio o en su habitación) De ese modo además de que evitaremos entrar en guerra con el niño, frente a los límites que plantea la convivencia, le estaremos enseñando que la vida es un vaso medio lleno y no medio vacío de posibilidades.

• Ser firmes sin ser violentos cuando la situación así lo exija. Si el niño quiere cruzar la calle solo, si le va a pegar al hermano, si quiere agarrar el cuchillo carnicero, si va a romper los adornos de la casa de la vecina, si se quiere tomar la botella de cloro, si quiere poner patas arriba el estante del súper mercado cuando vamos de compras, si se va a subir al balcón o al quicio de la ventana, no lo dejamos. Lo contenemos sin violencia mientras le decimos que no y le explicamos porqué. Insisto, para ello no hace falta castigar ni pegar.

• Conectarnos y estar atentos a las necesidades del niño para satisfacerlas oportunamente y prevenir que las pida a través de conductas que luego catalogamos de mal comportamiento. Ejemplo típico: Carlitos de cuatro años necesita que su papá lo vea, le hable, juegue con él. Carlitos se lo pide varias veces de diferentes formas a su papá, pero su papá no escucha porque está ocupado leyendo el diario o atendiendo el celular. Carlitos se queda jugando solo y sin querer, rompe el jarrón de cristal con la pelota. Entonces su papá deja todo lo que está haciendo y voltea para regañarlo o pegarle, porque asume que Carlitos «necesita límites y disciplina ». Pero no vio que lo que Carlitos necesitaba, era comunicación amorosa, presencia, vínculo. Con lo cual Carlitos aprendió que solo rompiendo el jarrón, logró obtener la mirada de papá.

Por ejemplo, si el niño está aburrido y quiere jugar con nosotros, podemos dejar nuestra tarea para ir a jugar con él, explicándole que luego de un tiempo debemos regresar a la tarea pendiente y que esperamos que nos permita realizarla, transando así, por «un ratito tú y otro ratito yo».

La psiquiatra infantil Francoise Dolto, enunciaba que sin importar lo pequeño que fuera y al margen de que maneje o no el lenguaje verbal, un ser humano tiene la misma capacidad de comprensión desde que está en el vientre de la madre hasta el día de su muerte. Si confiáramos en las capacidades intrínsecas y habilidades innatas de los pequeños para co-producir y construir progresivamente el modo en que enfrentan, asimilan, se adaptan según su propio ritmo y necesidades particulares a los límites inherentes de la coexistencia en sociedad, si respetáramos y reconociéramos su integridad como personas, informaríamos al niño sobre dichos límites en lugar de ordenarles e imponerles.

•Una forma de desplegar límites es procurando un entorno seguro. Los niños menores de dos o tres años no tienen aún la madurez necesaria para recordar y mantener reglas. No podemos esperar que asuman instrucciones tales como no meter objetos en el toma corriente o no abrir los estantes de la cocina donde hay cuchillos o no subir y bajar solos por las escaleras. Tenemos que poner seguro a los estantes, tapar los tomacorrientes o enchufes, cerrar el paso hacia las escaleras con barandas de seguridad.

•Educar con el ejemplo. No le podemos pedir a nuestro hijo que no pegue o grite a su hermano si nosotros le pegamos y gritamos a él. No podemos exigir a nuestra hija que se cuide y se respete a sí misma, si no la respetamos o no nos respetamos y cuidamos a nosotros mismos. Bien lo dice el pediatra y autor Carlos González «No podemos pretender que los niños tengan unos valores que la mayoría de los adultos no han asumido.»


Berna Iskandar
www.conocemimundo.com

Agradecemos a Berna Iskandar por autorizarnos a publicar sus notas en la revista.